viernes, 28 de junio de 2013

Erótico III

Un lenguaje común y subversivo
que nos tienda algún puente levadizo,
que tu voz sea el conjuro del hechizo
que aprisiona al deseo adormecido

Que mi lengua sea tuya, mío tu cuerpo.
Que se vean humedecidos los silencios.
Que los hados del amor derramen versos
que acompasen y nos lleven de la mano

Que las horas de la noche pasen lentas,
que de estrellas sea el adorno de la cama.
Que el destino nos reúna, en las auroras,
con lujuria incendiándonos la sábana

Y al abrigo del instinto satisfecho,
aquel lenguaje común y subversivo,
recomience explorando el mismo techo
y culmine en un deseo renacido.

No hay comentarios: