viernes, 28 de junio de 2013

DESDE LA BUROCRACIA (Septiembre del 2006)

Y si acaso resultara
que este frío inmenso
no es el de madrugada
sino de algo tan inmerso
escondido entre los pliegues
de un alma desconsolada
que a fuerza de repetirse
que aquí ya no pasa nada
ha llegado hasta creerse
que es, efectivamente,
el frío de la madrugada
lo que de inmenso se siente

Y si acaso fuera cierto
que no está pasando nada
cuando en mi pecho presiento
la traicionera punzada
que me recuerda celosa
que me tienen estancada
en un lugar desde donde
no pueden crecer las alas
la inspiración se me esconde
tan maltrecha y trasquilada
escapando de esas garras
que persíguenla afilada

Desterrada en propia tierra
de mi pueblo, una extranjera
que por costumbre se aferra
al mito de alma viajera
caminando enmascarada
entre los suyos y ajena
jugándose una charada
por no sentir más la pena
de haberse visto obligada
a quedarse en un lugar
donde nunca pasa nada
que valga la pena anunciar

No hay comentarios: