miércoles, 11 de noviembre de 2015

Silencio...

Graciela Iturbide, Mujer Ángel, Desierto de Sonora, 1979


 ¡Cállate! ¡No existes! ¡No importa si estás o no!

Agradece tu rincón (no  lo mereces)
No me hagas perder tiempo (es más valioso que tú)
Humíllate, ruega, concede (gánate mi atención)
Compite, demuestra, prueba, (que valiste la inversión)
No es suficiente, da más, escóndete (que avergüenzas)

Y ¡Cállate! ¡No existes! ¡No  importa si estás o no!

Pero …(¡Cómo te atreves!
Yo quiero… (¡Tú solo debes!)
Ser feliz … (¡Eres un castigo!)
Un espacio…(¡Están ocupados!)
Ser como soy…(¡Una puta!)
Y que me quieran… (¡No lo vales!)
Aprender…(¡Serás idiota!)
Tener…(¡Confórmate con migajas!)
Volar…(¡ No tienes alas!)
Decir NO (¡Hay mejores que tú!)
Decir…SÍ (¡Solo obedece!)
Decir TAL VEZ (¡No habrá quien te ruegue!)
Si me apetece ( ¡Tú , Obedece!)              
Un SIEMPRE… (¡Jamás!)
Un NUNCA… (¡Jamás!)
Un Instante… (¡Jamás!)
Libertad… (¡Jamás!)

SER y ESTAR  (¡Cállate, no existes, no importas, no lo vales, no lo mereces!)

Seis personas, seis afectos, seis pilares cada uno  en su momento, como un muro de granito, han recurrido al silencio lleno de ruidos,  fantasmas y  antiguos monstruos…


Se aprende  a crecer por cuenta propia y, sin embargo, cuando se acercan  la puerta siempre está abierta,  que la vocación de idiota impide ser cínica o  emocionalmente sorda,  

domingo, 27 de septiembre de 2015

Una habitación propia

donde poder tocar música, leer, meditar, desafiar al mundo, habitación que podía convertir en fortaleza y santuario”. 
Fin de viaje-Virginia Woolf

"¿Qué estás pensando?", me preguntan...

Pienso en que sigue vigente lo que decía Virginia Woolf respecto a lo que una mujer precisa para escribir, ya no solo ficción, sino cualquier otra cosa ("una habitación propia...y 500 dólares").

Pienso en los momentos robados a las actividades cotidianas que, gracias a los estereotipos, cumplen muchas mujeres que desean participar o participan en  diferentes disciplinas (investigación, arte, literatura, política).

Pienso en los momentos robados al descanso, a la comida, al interactuar socialmente, a la familia.

Pienso en lo muy difícil que resulta crear cuando todo mundo parece tener una opinión, un consejo, un reproche...un microscopio que descubre y magnifica  cada "falta"; un megáfono que amplifica los atávicos- y desde fuera sembrados- "complejos de culpa" por no cumplir  p-e-r-f-e-c-t-a-m-e-n-t-e   las expectativas de la mirada ajena; una libreta de "castigos" para aplicar en cada caso (la soledad, la comparación, el silencio, el ostracismo, el ridículo, la censura, la suspicacia y la burla).

Pienso en  los instantes en que la tentación de abandonar los sueños propios, de "asesinar" el impulso creativo para no ser apabullada día con día, por diferentes personas, desde que naces hasta que mueres.

Pienso en todas las mujeres que mezclan sus lágrimas con los ríos de tinta que utilizan para expresarse... a pesar de todo y de todos.

Y pienso que yo, también, me voy a pedir una habitación propia, aunque sin los 500 dólares...que no es que no me hagan falta pero, para hacer lo que hago en el campo de la creación,  solo preciso cerrar los ojos, apretar los puños, respirar profundo y refugiarme cobijada por mis libros y mi música.




La indomable autora de este blog

lunes, 15 de junio de 2015

Enemiga del silencio

"Insight" by Natalia Deprina

Enemiga del silencio
sin apenas  respirar
salgo corriendo al lugar
donde ser, en libertad,
sin tapujos ni caretas
o condenada dudar

Dándole la espalda al juicio
que califica y cuestiona
mis desafíos, mi batalla
y juega a que me castiga
no son para mí medallas
que quisiera conservar

El silencio no doblega
pero levanta murallas
tan altas, tan escarpadas,
tan frías, tan resbalosas
tan filosamente empedradas
que no quieres escalarlas.


Salir huyendo, callada,
con la armadura abollada
mejor que estar resentida,
cabizbaja y pensativa
tratando de adivinar
si da igual estar-no estar




sábado, 28 de febrero de 2015

LA ÚLTIMA FRONTERA DE LA BESTIA

EL RETRATO DE DORIAN GRAY (1945)
Cuando las monedas  no disfracen tu mezquindad.
Cuando ya  nadie crea en el personaje inventado para ti misma.
Cuando descubras que no eres útil  ni necesaria.
Cuando los que quieres ver llorando somos felices, a pesar tuyo.
Cuando no haya brazos dispuestos, oídos para escucharte.
Cuando cada "yo te dí", "yo lo compré", "tú me lo debes" haga mella en tu cuerpo.
Cuando el tiempo cobre tus celos, tu envidia, tu infelicidad y tu incapacidad para ser sin disminuir al otro.
Cuando en la vejez no encuentres un mínimo de aprecio, porque no le haces falta a nadie.

Cuando te mires al espejo y veas la bestia, podrida y patética,  en la que te has convertido, habrás llegado a tu última frontera...y será demasiado tarde




lunes, 13 de octubre de 2014

ME GUSTA SENTIRME MUJER

“A nombre propio declaro
que me gusta saberme mujer
frente a un hombre que se sabe hombre”
Gioconda Belli

http://www.mirartegaleria.com/2013/06/desnudos-artisticos-en-fotografia.html
Fotografía de Jorge Warda, en: Mirarte Galería 




Me gusta sentirme mujer:

Frente a un hombre que  me observa y aprecia lo que mira; que no me ve como un trofeo o una presa.

Frente a un hombre que me piensa humana, que no me concibe como objeto al que se puede usar,  desechar, reemplazar, reciclar,  al vaivén de sus deseos.

Frente a un hombre que me mira a los ojos  con  la honestidad y la confianza con que yo miro los suyos, con verdad en la mirada, nunca por encima del hombro, siempre en el mismo nivel.

Frente a un hombre que celebra mi inteligencia tanto como yo celebro la suya, con frases sencillas y significados profundos; sin poses galantes y sin "aspavientos" que  esconden  intenciones que la insultan o menosprecian.

Frente a un hombre que actúa para hacerme sentir acompañada, no frente a quien "halaga" para hacerse sentir importante.

Frente a un hombre que está cuando más hace falta y que me permite estar, le haga o no le haga falta.

Frente a un hombre quien, primero, es amigo y hace honor a su palabra. Un hombre a quien respetar y admirar; con quien poder compartir, aprendiendo juntos, sin crear o mantener expectativas falsas

Me gusta sentirme mujer, en suma, frente a  un hombre que se conduce  con justicia: COMO UN HOMBRE AL QUE LE GUSTA SENTIRSE HOMBRE FRENTE A UNA MUJER QUE SE SABE MUJER.

María Guadalupe Munguía Tiscareño